viernes, 27 de marzo de 2009

MEDITACIÓN


J.R.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de geometría con Gasparín estuvimos de acuerdo, en cuanto a la "meditación" que se propone arriba, en que el triángulo participa de la elipse y del rectángulo.
Evidente, pero no fácil.
El triàngulo, de natural femenino, se inserta en las otras dos figuras y sirve de enlace entre ellas. Bonita labor de hermanamiento si pensamos en que no hay nada mas enfrentado que un circulo y un cuadrado o de los respectivos primos cercanos que se representan.
La intención es buena, aproximación y acercamiento de polos casi opuestos, busqueda de puntos en común (mejor dicho de lineas, en este caso), aunque... ¡ojo!, que esta labor de alcahueteo geométrico no está exenta de pequeños problemas. ¿Cómo caso A con B y A con C sin que B y C se entiendan? ¿quién me explica a mi este frío trío sin que se me vengan al magín historias de amantes desconocidas, de queridos con piso pagado...?
Cada vez tengo mas claro que cuando veo un cuadro veo mas cosas que cuando leo, pero nunca lo tengo tan claro como cuando lo leo.

jose rasero b. dijo...

Estimado anónimo: la profundidad de tu diálogo geometril con Gasparín ha sido reveladora para mi persona. A partir de ahora no sé si leeré un cuadro u observaré un libro. Gracias, y salud!