jueves, 16 de abril de 2009

Microcuento

Pedro tenía un gato al que quería mucho. Lo alimentaba y le daba cobijo en su casita de la Alameda. Lo bautizó con el nombre de Óscar, en honor a Wilde.
Óscar era un gato viejo, tuerto y malhumorado, que se dejaba querer, pero no era nada dado a la reciprocidad.
Miguel era un niño dubitativo y solitario que no entendía a los gatos. Los observaba. Los perseguía.
Una noche vio a Óscar olisqueando y arañando unos plásticos de basura rotos.
Y por primera vez comprendió a los gatos.

7 comentarios:

Mar dijo...

Este microcuento da lugar a muchas moralejas...

Besitosssssss

jose rasero b. dijo...

Si se te ocurre alguna me la pasas, o te la llevas. Yo soy muy malo para las moralejas.

Mar dijo...

Una que se me ocurre es que nunca estamos contentos con lo que tenemos...

Por muchos cuidados que oscar tenia no dejaba de escarbar en las bolsas de basura

Eterna aprendiz dijo...

Siempre hay una primera vez para comprender a los gatos, muy cierto.

jose rasero b. dijo...

A mí me gustan mucho los gatos, pero precisamente por lo misteriosos que son, o aparentan. Que son muy suyos. Y tan elegantes.

Eterna aprendiz dijo...

Te traigo unos versos que ensanchan y dilatan pupilas, "La mujer y los gatos", de Alina Galliano.

NADIE LO SABE PERO ELLA CONOCE
EL MISTERIO QUE HABITAN LOS FELINOS,
Y POR ENDE,
PUEDE DESCIFRARLE A LA LUNA
LA MÚSICA
QUE NACE Y SE APOSENTA
EN LAS OREJAS DE LOS GATOS
O QUIZÁ ENTRE SUS BIGOTES,
CUANDO LA PROPIA LUNA
ANDA EN CRECIENTES
Y EL AMOR CRUZA EL CIELO,
VAGABUNDO DE ORQUÍDEAS Y MIRADAS,
DE SUDORES O ACASO DE RECLAMOS
PARA SENTIR COMO EL OLOR SE ABRE
SENCILLO Y GENEROSO,
ENTRE LOS PECHOS DE LA MUJER QUE SE AMA.
LA MUJER Y LOS GATOS
SE SABEN ENTENDER Y CONVERSARSE
DETRÁS DE LAS VENTANAS
SI ES QUE LLUEVE.

Alina Galliano@
Del libro ..De las cosas simples.

jose rasero b. dijo...

¡Muchiiiiiiiisimas gracias Eterna!