lunes, 25 de mayo de 2009

Visión

Un señor estaba en la esquina de la barra de un bar. Solo, y tomando. Llevaba así un buen tiempo. La gente entraba, se reunía en grupos, charlaba, discutía, vociferaba, salía, mientras él, permanecía allí, en su esquina. Otra copa, señorita. En cierto momento, el hombre abandonó su esquina, se dirigió en zigzag a una de las mesas del local, y pudo hablar así:
-Oiga, vengo observándole hace un rato, ¿cómo es que no bebe usted?
-Amigo, soy un producto de su imaginación. Comenzó a verme en el segundo trago de la tercera copa. Así que, ya que me imaginó, encima no venga a darme la lata, y déjeme ver las noticias en paz.

7 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Me gustó el cuento.

jose rasero b. dijo...

Siempre encantado con tu presencia en la nave, Alejandro.
Saludos

aLba * dijo...

nosotros mismos nos jugamos malas pasadas.. jeje

jose rasero b. dijo...

Tenemos que tenernos cuidado, Alba

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

que genio tiene esa visión! mamma mía!
besitos.

jose rasero b. dijo...

Sí, no le gustó nada ser imaginado jaja
Besos

Anónimo dijo...

me encanta el relatito, joselito....


josé carlos