domingo, 20 de diciembre de 2009

Un poco de información...


Papá Noel



El viejecito de ropas rojas y barba blanca que vemos en vísperas de Navidad en los centros comerciales de todo el mundo, se ha convertido en ícono cultural de la sociedad de consumo del tercer milenio. El mito del sonriente personaje que encanta a los niños, fue forjado a lo largo de los últimos diecisiete siglos, basado en la historia de un obispo que vivió en el siglo IV.
La ciudad de Mira, en el antiguo reino de Licia, actual territorio de Turquía, tuvo un prelado llamado Nicolás, célebre por la generosidad que mostró con los niños y con los pobres, y que fue perseguido y encarcelado por el emperador Diocleciano. Con la llegada de Constantino al trono de Bizancio —ciudad que con él se llamó Constantinopla—, Nicolás quedó en libertad y pudo participar en el Concilio de Nicea (325). A su muerte fue canonizado por la Iglesia católica con el nombre de san Nicolás.
Surgieron entonces innúmeras leyendas sobre milagros realizados por el santo en beneficio de los pobres y de los desamparados. Durante los primeros siglos después de su muerte, san Nicolás se tornó patrono de Rusia y de Grecia, así como de incontables sociedades benéficas y, también, de los niños, de las jóvenes solteras, de los marineros, de los mercaderes y de los prestamistas (también de las prostitutas y de la ciudad de Amsterdam, añado yo).
Ya desde el siglo VI, se habían venido erigiendo numerosas iglesias dedicadas al santo, pero esta tendencia quedó interrumpida con la Reforma, cuando el culto a san Nicolás desapareció de toda la Europa protestante, excepto de Holanda, donde se lo llamaba Sinterklaas (una forma de san Nicolás en neerlandés).
En Holanda la leyenda de Sinterklaas se fusionó con antiguas historias nórdicas sobre un mítico mago que andaba en un trineo tirado por renos, que premiaba con regalos a los niños buenos y castigaba a los que se portaban mal.
En el siglo XI, mercaderes italianos que pasaban por Mira robaron reliquias de san Nicolás y las llevaron a Bari, con lo que esa ciudad italiana, donde el santo nunca había puesto los pies, se convirtió en centro de devoción y peregrinaje, al punto de que hoy el santo es conocido como san Nicolás de Bari.
En el siglo XVII, emigrantes holandeses llevaron la tradición de Sinterklaas a los Estados Unidos, cuyos habitantes anglófonos adaptaron el nombre a Santa Claus, más fácil de pronunciar para ellos, y crearon una nueva leyenda, que acabó de cristalizar en el siglo XIX, sobre un anciano alegre y bonachón que en Navidad recorre el mundo en su trineo, distribuyendo regalos.
En los Estados Unidos, Santa Claus se convirtió rápidamente en símbolo de la Navidad, en estímulo de las fantasías infantiles y, sobre todo, en ícono del comercio de regalos navideños, que anualmente moviliza miles de millones de dólares.
Esta tradición no demoró en cruzar nuevamente el Atlántico, ahora remozada, y en extenderse hacia varios países europeos, en algunos de los cuales Santa Claus cambió de nombre. En el Reino Unido se le llamó Father Christmas (papá Navidad); en Francia fue traducido a Père Noël (con el mismo significado), nombre del cual los españoles tradujeron sólo la mitad, para adoptar Papá Noel, que se extendió rápidamente a América Latina.

La palabra del día  por Ricardo Soca

Foto: jose rasero

27 comentarios:

Felipe dijo...

Gracias por darnos a conocer a este personaje navideño.Personalmente no conocía nada de lo que has contado
Gracias

Saludos

Verónica dijo...

¡Casi ná! Y, digo yo, ¿qué tenía que ver su origen con lo que han hecho con él?

Ays, si alguno levantara la cabeza, ¡seguro que volvía a esconderla!

AGUSTIN dijo...

Excelente reseña histórica, desconocida para mí!.
Una vez escuché que el traje rojo y blanco fue introducido por la Coca-Cola.

Fete dijo...

Casi nada la que te has marcado, pero yo de todas estas istorias navideññas y consumistas paso un rato largo!!!

Saludos con oles y mas oles!!!!


Ps. De regalo de reyes agradeceria que nos quitases la verificacion de palabra.

jose rasero b. dijo...

Hola a tod@s! Como veis abajo, la entrada pertenece a Ricardo Soca. Si pincháis sobre su nombre o en La palabra del día accederéis a una interesante página.
Fete: regalo concedido.
Saludos!!

Andrea dijo...

Sabía la historia, aunque por partes, no sabía por qué lo relacionaban con Bari, ahora lo se, y casualmente es la ciudad en la que nació mi padre, estuve allí un par de veces, je. Por cierto, me has recordado que debo desactivar también la palabra de verificación, a ver si lo hago ahora, un abrazo Jose y gracias por la historia, Miraré la pag que nos recomiendas. Besos de navidad. :)

De cenizas dijo...

Me cae mal... no lo puedo evitar... donde estén los Reyes magos... ¡Y no soy monárquico!

Un detalle importante: San Nicolás iba de color verde... ¡El rojo fue por influencias de la Coca-Cola! Para terminarlo de arreglar...


un abrazo

Mtx dijo...

No conocia nada de la historia de este personaje. gracias por compartirlo.
Un saludo

LA CASERA dijo...

YO SI SABIA ALGO DEL TEMA, JIJIJI.
POR CIERTO, QUE COSA MÁS FEA, ESOS BALCONES CON EL MUÑEQUITO, JO, NO ME GUASTAN NADA, SON ORTERÍSIMOS.
POR CIERTO, YO TAMBIEN SOY DE REYES MAGOS, ESTOY CONTIGO DE CENIZAS.
UNO BESITO GUAPO. Y NO LE DES REGALO DE REYES A FETE, QUE EL NO CREE EN ESTAS COSAS, Y SI NO CREE NO HAY REGALOS, O TODO O NADA, EA, FETEEEEEEEEEE.

jose rasero b. dijo...

Un beso, Andrea Di Bari!!!

jose rasero b. dijo...

Yo tampoco soporto al tipo este (al de ahora) El otro tiene su aquel. Soy también de los Reyes y Republicano, jeje. Lo de sus pintas verdes y la Coca-Cola no lo sabía.
Saludos, DC!

jose rasero b. dijo...

De nada, Mxt, pa eso estamos. Saludos!!

jose rasero b. dijo...

Reme, estoy contigo en lo de los balcones, pero no tenía otro a mano que fotografiar (en todo caso, estén donde estén, son horrorosas)
Lo de Fete, bueno, si es como un niño...
Besotes!!

Cris dijo...

Curioso.
En Euskadi teníamos (tienen) al Olentxero.

Besitos.

manuel nieto dijo...

felices fiestas por encima de gustos.un saludo

ver dijo...

Gracias.

Besos y amor
je

Ver (sedemiuqse)

jose rasero b. dijo...

Sí, curioso. Parece que el ser humano tiene la necesidad de imaginar o creer en seres mágicos, sobrenaturales... Me informaré sobre el Olentxero. Besos Cris!!

jose rasero b. dijo...

Lo mismo digo, Manuel. Un fuerte abrazo!!

jose rasero b. dijo...

Ver-sedemiuqse ¿Gracias? Po vale!
Un beso!!

estoy_viva dijo...

Pues soy una de esas que cuelga un papa noel en el balcon, hasta pongo lucecitas, mira que se note que en mi casa reina la luz...ja ja
No tenia ni idea de la historia, se agradece esta informacion.
con cariño
mari

ARIADNA dijo...

muy buena la información
que tengas una linda semana

jose rasero b. dijo...

Pues me parece muy bien que lo hagas, Mari, aunque a mí no me guste. Viva la libertad y el respeto a los demás! Besos!

jose rasero b. dijo...

Lo mismo para ti, Ariadna!!

José Ramón dijo...

José para ti y tus visitantes. Desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón feliz Navidad

jose rasero b. dijo...

Felices días, José Ramón!!

Belkis dijo...

Gracias José por esta interesante reseña. Muy importante conocer, es parte de la historia. Un abrazo muy grande.

jose rasero b. dijo...

De nada Belkis. Saludos!!