martes, 1 de junio de 2010

31 - La huida (I)




-¿Sabes, hijo?, los mecanismos por los que opera el alcohol en el cerebro son muy similares en la mayoría de los animales, y así, tanto los gusanos, las moscas de la fruta, los ratones, y también los seres humanos, se intoxican con concentraciones similares de...
-...¡pare, pare!... -saltó Badián, ya con la paciencia muy mermada-... mire doctor, entenderá conmigo que con su no respuesta a mi pregunta la cuestión queda zanjada. No sigamos mareando la perdiz. Nada de todo lo que me ha contado ha sido experimentado con humanos. Ya está. Y es ahí donde entro yo, ¿verdad, don Jesús?...
-¡Pues claro! ¡Ahí entras tú, Badián! ¡Me encanta tu forma directa de encarar el asunto! Eres el individuo perfecto. El ser más adecuado. No estás limpio, pues tu cuerpo ha comprobado los efectos de beber. Tu organismo sabe, tu cerebro conoce. Pero no está afectado. Y ese cerebro es el que necesitamos para trabajar. Con tu ayuda daremos el paso definitivo para erradicar por siempre las adicciones. ¡El alcoholismo será la primera en desaparecer, en convertirse en un mal recuerdo de la humanidad!... -formulaba ya a voz en grito el doctor, cuyos azules ojos resplandecían arrebatados frente a Badián.
-...y por si esto fuera poco, hijo, tú podrás disfrutar de tu nuevo rostro...
-¿¡Cómo!?...
-...pero chico, ¿no has leído el contrato que firmaste?...
Badián tuvo suficiente con aquello.
Fue la gota que lo hizo explotar.
El espanto y la rabia que, con lentitud pero sin demora, se habían ido acumulando y adueñando por igual de todo él, serían los sentimientos que tras éstas últimas palabras lo llevaron a abalanzarse con inusitada violencia sobre el director, echándole las dos manos como garras al cuello y apretando con la fuerza de la ira al tiempo que gritaba, ¡Hijos de puta!,  ¡Esto era!...
El director Amiano, sorprendido en un primer momento, reaccionó al poco hundiendo la rodilla en la entrepierna de Badián, que cayó al suelo entre gritos de dolor.
Desde allí y pese a todo el joven consiguió golpear con su puño la espinilla del catedrático, que comenzó a dar ridículos saltitos por la habitación hasta tropezar y caer cual bulto sobre la cama.
Badián aprovechó para levantarse como pudo y salir directo hacia el pasillo, llevándose por delante a la doctora Bermejo, que se había colocado en la puerta con los brazos en aspa para impedirle el paso, y que salió despedida hacia atrás por la embestida de Badián, gritando en el aire, ¡¡has firmado un contrato, imbécil!!...
El joven, avanzando lo más rápido que le permitía el suplicio de su entrepierna, parecía una suerte de simio loco escapando de un zoo.
No se detuvo hasta llegar a la sala del televisor.
Allí se hallaban Laslo y Rubí, entrelazados en el sofá de escay, ajenos a la televisión encendida, como esperándolo.
-¡Eh, poeta! –Laslo se levantó y sujetó al dolorido Badián que, doblado   literalmente por la mitad, a punto estaba de caer rendido al suelo- Échate aquí un momento.
Así, lo depositó con cuidado sobre el sofá, donde adoptó una posición fetal, su cabeza y ojos a escasos centímetros de las piernas de Rubí.
Tal visión le duró bien poco pues Laslo llamó a la chica y le dijo  que trajera sus cosas de la habitación.
-Nos vamos.
Rubí salió veloz por el pasillo y Laslo se sentó en el sofá.
-Venga, reanímate, poeta, que esto se puede poner feo. Tenemos que largarnos.
Con la ayuda de Laslo Badián se incorporó en el sofá.
-Vale, ya estoy mejor...
Rubí apareció por la puerta a toda prisa, con una mochila colgada al hombro, su bolso rojo y tirando de una maleta roja de ruedas.
-¡Qué fuerte!... –exclamó casi sin aliento.
-¿Qué?, ¡¿qué?! –la apremió Laslo.
-Los ha encerrado por fuera... a los doctores... al director y a la Bermejo... -continuó una excitadísima Rubí.
-¿Quién?, ¡¿quién los ha encerrado?!
-La madame Clora... y después se ha ido abajo, tan tranquila...
-Vaya, no lo esperaba... esto nos lo pone todo más fácil –dijo Laslo ayudando a Badián a incorporarse del todo y mantenerse en pie.
Después alcanzó una maleta que se hallaba tras el sofá, también con ruedas, aunque de color azul, y les aclaró a los otros dos que saldrían por la parte de atrás.
-Los rumanos siempre andan por la entrada principal...


*: para facilitar la lectura, e ir desde el principio hasta lo último publicado, a la derecha tenéis un enlace en el que podréis leer, releer, subir o bajar con mayor facilidad. Haced clic sobre la imagen justo encima de: "Donde se cuentan las ocurrencias..."



Escaneado: TRAZO SUELTO JOMA (Detalle)
           magazine (30 de mayo de 2010)

15 comentarios:

Mar dijo...

Así que quieren que Badián haga de conejillo de indias... Yo, estoy en lugar de Badián y, creo que correría hacia la puerta más deprisa de lo que él lo hace, que ya es decir.

Por otro lado, querer privar a la humanidad del placer de tomarse unas birras con ese "farmaco" que quieren sacar adelante, ¡¡eso no tiene perdón!!

Bss.

zayi dijo...

Jó!!! casi ma un infarto leyendo la huída y lo peor José...aún no han terminado de irse!!!!...Promete la historia, ahora he quedado con la cosquillita de saber qué le quieren hacer al pobre Badián...
Un besito.

Pluma Roja dijo...

Paso a saludarte y agradecerte tu solidaridad.

Sigo con Badian

Saludos cordiales,

Aída

La loca de Mierda dijo...

es buenisimo, me encanto! pasare seguido asi veo como sigue..

pd: malditos contratos con letrtas chiquitas...

Cris dijo...

Pero fugarse de ahí no es tan fácil...
:S
A ver qué pasa.

Besitos!

TORO SALVAJE dijo...

Que sed me ha entrado con el principio.
Voy a tomarme una copa.

Saludos.

ARIADNA dijo...

Hombre esto es el colmo¡¡¡ parece un cuento de terror, casi se me sale el corazón, por favor que pueda huir es lo unico que te pido, jejeje se que es tu historia pero me encariñe tanto con Badian que no quiero que le pase algo todavia peor de lo que ya le pasa, un abrazo.

AGUSTIN dijo...

Debería haber adivinado que Madame Clora le daría una mano... espero que la huida, la tan esperada huida, se concrete finalmente.
Excelente historia, josé!!

El Pinto dijo...

José, un placer pasar por este rincón y tu historia.
Un abrazo

elisa...lichazul dijo...

que buen cuento!!
felicitaciones

entretenido , fluído
un gusto leerlo

un abrazo

gracias por tus huellas

Eva- La Zarzamora dijo...

No creo que desaparezca el alcoholismo, va creciendo a pasos gigantescos...
Besos.

jose rasero b. dijo...

Gracias a tod@s!! Besos y abrazos!!

Belkis dijo...

Pues si que se esta poniendo interesante esta historia. Al fin podrá Badian salir de aquel infierno. Estoy ansiosa por seeguir leyendo.
Un abrazo Jose y disculpa mis ausencis en estos días. Ya hoy me he puesto al día. Andaba muy falta de tiempo y estoy algo malita de salud.
Besitos amigo

jose rasero b. dijo...

Siempre son una alegría tus comentarios. Espero que te mejores. Un beso, Belkis!!

Mtx dijo...

Dificil lucha la que nos presentas, dara para muchos quiebros en la historia
Besos