miércoles, 11 de mayo de 2016

'Abdoulaye' (2)


La avenida de adoquines da al océano y bordea el casco antiguo de la ciudad por el flanco oeste. El lienzo de la muralla se encuentra protegido por bloques de hormigón contra los que se estrellan las olas y los temporales atlánticos. Si alguien salta el pequeño muro y se aventura en tal paraje conocerá que los cubos de cemento sirven de albañal, que florece la inmundicia entre sus recovecos y que están poblados por colonias de huraños mininos. Resulta pues un hábitat infeccioso en el que impera lo insalubre. Y el mal olor.
Y ahí está Abdoulaye.



Acaba de saltar ese muro y se oculta como puede en un hueco que se abre entre los bloques. Está lloviendo. Y hace miedo.

Han pasado unos quince minutos desde el instante en que la detonación del disparo del policía bravucón se confundió con una imprevista tromba de agua que convirtió la plaza de las Flores en un infierno húmedo y salvaje. Sabe Abdou que vio a Rachid abatido en el suelo. Que vio sangre junto a él. Sabe que tropezó con un policía y que se sintió inundado por recuerdos de los que no desea cuando me pidieron papeles y me preguntaron el nombre de mi padre y el nombre de mi madre y el nombre mío y ellos me llevaron al calabozo para que duerma y yo perdí mis fuerzas y mis sentimientos. Sabe que un movimiento reflejo guio sus puños hacia aquel rostro de poder y abusos. Poco más sabe ni quiere. El pánico le hizo atravesar como una exhalación los puestos del mercado de abastos y alcanzar el local de las Valkirias. Sabía que a esas horas estaría cerrado. Como también sabía que no tenía otro sitio al que acudir. Miró a su alrededor. Se vio perdido y empapado en la calle Abreu. Había olvidado, además, su manta. Con todo lo que significa y conlleva. Y el temor creció y lo indujo a traspasar límites y aventurarse en un terreno poco conocido para él. Tirarse por los bloques es una expresión muy de Cádiz a la que Abdoulaye, oculto, mojado, una mirada salvaje y felina escrutándolo desde un cercano cubo de cemento, no termina de pillarle el sentido.

Ahora espera la llamada de Amada.