lunes, 9 de octubre de 2017

Vayamos por barrios. (Comer en Atenas ) ¡1!


Llegamos al aeropuerto de Venizelos, Atenas, con la firme convicción de no regresar jamás a Atenas. No se extrañen. El azar tiene estas cosas. La noche anterior nos alojamos en un hostal de Sevilla que lucía tal nombre en su entrada, ATENAS. No me pregunten por qué. Mejor no pregunten nada. Por otra parte,  yo –en persona– contraería al poco otra firme convicción. El avión que nos llevó a la capital de Grecia pertenece a la flota de Vueling. And cometí el error fatal de hacerme con –y zamparme– uno de sus bocadillos del menú.
Pasemos un tupido vuelo.
Desde Venizelos nos desplazamos en metro a la auténtica Atenas. Nuestra parada, Petrálona. Ahí nos recogeríamos durante un par de semanas. En su libro La espada de Damocles cita Petros Márkaris a Konstantinos Karamanlis: “Grecia es un manicomio enorme”. Bendita locura, acabaríamos pensando –ya os adelanto– al final de nuestra estancia. Salta a la vista, por demás, que a dos españoles las locuras patrias nos pillan de cerca. Nos son familiares. El libro es una recopilación de artículos y conferencias, escritos entre 2009 y 2012, sobre la situación de Grecia. A pesar de que han sucedido muchas cosas desde entonces, sus textos ayudan a comprender mejor este país. A ellos, a nosotros, y a todo lo que nos pasa. También leí una estupenda crónica de Arturo Martínez González -aquí- que nos dio buenas pistas para nuestras andanzas por la capital griega. Sobre todo una (pista), que dejaré para el final.


Plaza de Monastiraki

Pero vayamos al grano. O a la masa. O al quid. Es sabido que dos viajan, entre otras y variadas cosas, para comer. 
Y contarlo. 
(Y hacer fotos)
A eso vamos. 
Pero vayamos por barrios.

1. Monastiraki

Si a casco antiguo sumamos la expresión "a los pies de la Acrópolis" el resultado comparece cristalino: tela de turistas. Dos más, con nosotros. La plaza de Monastiraki,  la más turca de Atenas, la conforman  la Mezquita Tzistarakis (una de las cinco que hubo con los otomanos), una estación de metro, la biblioteca de Adriano y la Iglesia (o monasterio) bizantina de Pantanassa. Hay siempre un enorme trajín,  puestos de frutas y verduras, cafeterías y el inicio (por varios flancos) del Flea Market ("Pazari" o mercado de las pulgas): un auténtico laberinto de calles que recuerda a un zoco. Te puedes pasar el día pateando decenas de tiendas de casi todo (ropa y armamento militar, antigüedades, librerías de viejo...) mientras los encargados se sientan en sillas o butacas en medio de la calle, con su café 'frappé' o fumando espero. Nosotros nos hicimos con un par de Kombolois, el objeto griego por excelencia, por aquello de donde fueres... 

En dirección al barrio de Plaka, en la plaza Mitropoleos,  se encuentra la Catedral Ortodoxa de Atenas o "Mitrópoli", del siglo XIX, una basílica que combina elementos neobizantinos y neoclásicos. A su lado, la más original iglesia, una pequeña Capilla bizantina del siglo XII, la "pequeña Catedral", dedicada a la "virgen que complace rápidamente" (Theotokos Gorgoepikoos).  
Es posible que, a todo esto, tras el laberinto y la arquitectura bizantina,  nos hubiesen dado las tres o las cuatro. Así pues, cansados y hambrientos, no nos quedaba otra que ser ortodoxos y sentarnos en una terraza. A la hora de pedir, claro, nos encomendamos a la virgen.





















Rissoto de mar
























Mussaka



El restaurante en cuestión, Old Ithaki. De los pocos de cuyo nombre quiero acordarme, quizás porque nos infligió un helénico clavazo, acaso  porque aparece -el nombre- en alguna que otra foto. Si la media de lo que hemos pagado por comer ha de andar entre los 25 y 30 euros (dos platos, una ensalada, bebidas), la "Vieja Ítaca" los superó con creces. Y sin ensalada. La virgen, al menos, nos orientó en nuestra elección.

A mí me encaminó hacia el Sea rissoto, que nunca antes había probado. El arroz arborio, tan cremoso, es un magnífico lecho para los gambones, mejillones y calamares griegos. Tan exquisito el manjar que me ha llevado a describirlo así, distinguido...
A N. la encauzó hacia la Mussaka, una de las excelencias griegas, ya sabéis, una especie de lasagna a base de capas de berenjena y carne picada. N. es toda una experta y, de las tres que saboreó en Atenas, otorgaría a esta la medalla de bronce. 
El berro rojo, esas hojitas de color morado, deben ser marca de la casa. Y tener el IVA por los cielos.
La sobremesa, en un banco de Mitropoleos, giró alrededor de las pesquisas profesionales y los vaivenes familiares del comisario Kostas Jaritos. Otra forma de conocer Atenas.


La "pequeña Catedral"


Apuntes del 'Cuaderno de Altamira':
Entre Monastiraki y Plaka, en un callejón, damos con una auténtica Taverna. Concierto. Dos bouzoukis y una guitarra. Canciones populares que los parroquianos acompañan como una sola voz. Emocionante.




Continuará...

Articulo publicado en Entretanto Magazine

lunes, 11 de septiembre de 2017

'Trilogía del surf', de Willy Uribe



Tres novelas cortas configuran Trilogía del surf (Los libros del lince. 2017), la última publicación de Willy Uribe, cuyo título, quizás, pueda llevarnos a engaño:

Continuar en SomNegra



domingo, 20 de agosto de 2017

Atlántica


Hay lágrimas
que nada saben de ti,
mar océano.

Y fue dicho frente a la ola
que todo
lo devora.

Y todos vimos
las huellas
evaporarse
de sal.



sábado, 15 de julio de 2017

Parodi a

Los tribunales
deliberan
a las once en punto,
o cuando crean menester.
Cierto.

Yo te necesito viva.

Ausente,
quizás,

en la sala 273,
pero con la última bala
en la recámara.


Esa lejanía
que los deje acribillados
a certezas.



miércoles, 31 de mayo de 2017

'Monasterio', de Marcial Gala


Una sucesión de asesinatos causa intranquilidad (y también simpatías) entre los habitantes de Cienfuegos (Cuba).

Continuar en SomNegra

sábado, 20 de mayo de 2017

(1)

Desearía ser poeta. De verdad.
Y deciros, con medida, lo que
pienso
de la reflexión de la luz solar
en la lluvia.
Y sus efectos.
Explicaros, sin que lo notéis,
qué es una gota
triste.
Cómo se desliza
por la ventana.
Cómo volverá a ser lluvia.
Invocar con ritmo
creciente
a los dioses
paganos de sí mismos.
Sí.
Enarbolar una carcajada
eléctrica
y potente.
Rayos y truenos.
Al fin.

Un exabrupto
-dos-
os
he venido
a
contar.




martes, 9 de mayo de 2017

'Piel de topo', de Jon Arretxe


Piel de topo (Erein. 2017) es la quinta entrega de la saga de Touré, el inmigrante burkinés que va tirando en Bilbao y se busca la vida, además de como ocasional detective, como echador de cauris, cantante de ópera, gigoló o incluso como toro de fuego en las fiestas de Rekalde.

Continuar en SomNegra



jueves, 27 de abril de 2017

'Villa en Fort-Liberté', de Eduardo Flores


“No se escuchan los tambores la primera noche que se llega a Fort-Liberté. Ni siquiera la segunda…”  (Fragmento de Villa en Fort–Liberté).

La reseña en CaoCultura


jueves, 30 de marzo de 2017

(z)

Opcional
es escribir un poema.

Como la gamba roja o
la lata de berberechos
oculta allá,
en el horizonte
del frigorífico.

Opcional es
leer poesía.

Y la cebolleta,
en ocasiones.

Ser besugo -según- es opcional,
como hacerlo al horno,
o a la plancha.
O picarlo todo cual robot
y crear una ensalada de dedos
opcionales.

Tan ricas son las opciones.

Pero a veces,
¡hay veces¡,
que
solo una es
-debiera ser-
la opción.

Con lo cual, no hay opción.
Hay luz.
O te la apagan.


viernes, 10 de marzo de 2017

Francisco Burgos Lecea, un ensayo de Mauricio Gil Cano



Un ensayo escrito con el rigor académico de un historiador, la curiosidad de un periodista y la pasión por la literatura de un poeta. Todo ello, y más, es Mauricio Gil Cano. Todo ello, y más, encontramos en ‘El cuentista que decía la verdad: Francisco Burgos Lecea (1898-1951), un escritor de vanguardia olvidado’, su última obra.

Continuar en CaoCultura

lunes, 27 de febrero de 2017

(y)


A menudo
la lugarteniente
cuenta a sus amantes
oro puro.
Piénsalo.
Noticias de órbitas
y asuntos que no son míos.
Que dejé en buenas manos.
Que es lo que faltaba.

También cuenta
que sabe volar bajito
con banda sonora
y sonrisa al cuello.
El aire de un alma.
La cuestión.
Lo opcional de picar bien la cebolleta.
Los muslos y el carnaval.
La guardarropía.

Que pase el siguiente.


viernes, 24 de febrero de 2017

'Distrito Federal', de Francisco J. Cortina



"Distrito Federal es un retrato –muy negro y muy policíaco– de la capital de México. Francisco J. Cortina hilvana esta semblanza desde un punto de vista interior, de chilango que conoce bien el percal que nos ofrece."

Continuar en SomNegra


domingo, 5 de febrero de 2017

'Atentado', de Mariano Gambín



La nueva novela de Mariano Gambín, Atentado, podría convertirse, perfectamente, en tres novelas cortas; así de autónomas son las tramas que, de forma paralela, se nos proponen.

Continuar en Somnegra


jueves, 26 de enero de 2017

'Queremos que vuelvan", de Miguel Ángel Santamarina



Queremos que vuelvan (Editorial Círculo Rojo. 2016) es la primera novela de Miguel Ángel Santamarina, y también, el estremecedor grito que lanza la madre de uno de los chicos desaparecidos en un plató de televisión, en plena emisión en directo de un programa de máxima audiencia. A todos nos suena. Todos podemos pensar en Diana Quer. O rememorar una larga lista que va desde Marta del Castillo hasta las niñas de Alcàsser.

Continuar en SomNegra

domingo, 15 de enero de 2017

'El arrecife del escorpión', de Charles Williams



La lectura de El arrecife del escorpión nos confirma la idea de que, ya desde los clásicos, el género negro es extremadamente flexible, y por ello, capaz de absorber e incorporar elementos de diversa procedencia para hacerlos suyos.

Continuar en SomNegra


domingo, 1 de enero de 2017

(x)


¿Y no me dice nada,
usted?
Tal vez un lugar
abandonado.
Una voz despiadada
como un arma.
Un latigazo al amanecer.
Un corazón acertado
en sus disecciones.
Un libro hambriento.
Un fontanero sin sed.
Un sheriff
amigo.
Una certeza
no

si una certeza.