martes, 15 de diciembre de 2009

8 - Falta de melanina










Una de las mesas se hallaba completa y en ella observó a Rubí, riendo y devorando a un tiempo. En la otra, con dos sillas libres, era el Tasca quien llevaba la voz cantante.
Badián se acercó a la mesita en la que la enfermera aséptica esperaba junto a una gran olla y una fuente de ensalada.

-Coja su plato y cubiertos –indicó, fijando su mirada en el mueble de madera.
Badián fue allí y regresó con un plato hondo, cuchara y cuchillo, y los colocó sobre la mesita.
La enfermera aséptica, a la que Badián –observándola ahora con mayor detenimiento- achacó cierta falta de melanina, le sirvió entonces en el plato dos cazos de puchero y le inquirió si tomaría ensalada. Badián contestó que no y se acercó con su plato y cubiertos a la mesa del Tasca, que le había hecho un gesto para ello anteriormente.
Allí comió con apetito y pudo escuchar a unos y a otros. Sobre él mismo no tuvo por qué preocuparse, ya que, aparte las bromas del Tasca sobre su bella cara, nadie estaba interesado en inmiscuirse en la privacidad de los demás, a no ser que uno mismo quisiera hacerlos partícipes de ella. Era una especie de ley no escrita, aunque como comprobaría Badián al momento, casi todos acababan confiando sus cuitas a los otros, se podría decir poco más o menos que por pura necesidad.
Así pudo hacerse una idea, que se iría completando en días sucesivos, acerca de los tres compañeros de mesa.


*: para facilitar la lectura, e ir desde el principio hasta lo último publicado, a la derecha tenéis un enlace en el que podréis leer, releer, subir o bajar con mayor facilidad. Haced clic sobre la imagen justo encima de: "Donde se cuentan las ocurrencias..."

Foto: Natalia Bernárdez

13 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Me encanta, me encanta... Tenés esa forma tan particular de ir narrando y de dejarnos colgados a mitad del camino con la ansiedad carcomiéndonos las uñas y la espera...
Me gusta muchísimo José...
Espero impaciente la próxima entrega...
Cariños muchos!

LA CASERA dijo...

QUE TRISTEZA, ESPERO QUE ESTO SE PONDRÁ MÁS TRISTE TODAVIA.
BUENO, ES LA CRUDA REALIDAD, AUNQUE ESTA SEA UNA HISTORIA INVENTADA POR TI.
BESITOS

ARIADNA dijo...

ME HAS DEJADO LLORANDO..... QUE BARBARIDAD ESPERO ESTO NO SE PONGA PEOR¡¡¡¡¡

GRACIAS POR FACILITARNOS LA LECTURA MUY BUENAO ESTOS CLICKS QUE INCLUISTE ME FACILITARON EL TRABAJO....

UN ABRAZO ENORME.

MaRy dijo...

Holaa!! Pues, hacia algun tiempito que no me pasaba por aqui también, pero muchas gracias por comentarme ^^
Pues, ahora no tengo tiempo de leer, pero he visto las fotos que tienes y son muy buenas.
Besitoss!!

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

MÁQUINA!! eres la releche. ¡¡Buff!! como me quedao!!!

http://nahdial.blogspot.com/ dijo...

Me dio pena, pero lo cierto es que pasa y esa realidad me apena mas
=( no se estos dias para mi han sido como lo que lei

Alalba dijo...

Hacia tiempo que no entraba por tu espacio y me ha encantado seguir leyendo esta historia que nos relatas digna de alabanza y que sigo con expectación.

Muaks.

Como lluvia dijo...

He vuelto y he retomado la lectura de esta historia que va enganchando.
Día gris ha amanecido y triste es lo que cuentas, pero presiento que el sol saldrá y algún rayo de luz llegará a la vida de tus personajes.

Saludos,

jose rasero b. dijo...

Como siempre, daros las gracias a tod@s por seguir esta historia. ¿Triste? No sé, tampoco es para tanto ¿no? En todo caso ni yo mismo sé lo que ocurrirá en la próxima entrega...
Besos!!!
(Hola MaRy, hola Alalba, que hacía tiempo que no os veía por aquí!)

Mario dijo...

Yo diría que es para tanto y tantísimo. Es hermosamente triste (lic.).

En fin, aunque tampoco se encuentran muchos blogs dedicados a la alegría. Ya se sabe, el buen vivir, la felicidad concentrada, la cara amable de la luna, no inspira.n.

Saludos y felicidades.

jose rasero b. dijo...

Hola Mario, ¿sabes? el otro día tuve con unos amigos una conversación sobre si los artistas debían reflejar tristeza o alegría en sus obras. Alguno incluso llegó a afirmar que era una obligación del artista alegrar a los demás. Yo creo que no. Es más, dudo que el artista tenga una obligación más allá de consigo mismo y con su obra (Es algo que no tengo nada claro, y supongo que jamás lo tendré) En todo caso esta historia se está escribiendo sobre la marcha y, si nació triste, pues ya veremos por dónde acaba.
Un abrazo!

estoy_viva dijo...

Pues volvere para seguir con el relato, y fijate no deseaban inmiscuirse en la privacidad de los demas y toda ello se pierde cuando suena un movil y esta a su lado te enteras de todo...y no soy cotilla..ja ja
Con cariño
Mari

Belkis dijo...

La historia se presenta interesante, el dearrollo armónico, el interés se mantiene en el lector puesto que dejas mucho en el tintero pero presentas pinceladas y dejas a la libre imaginación el meollo de la cuestión, la ansiedad aumenta por saber cómo continuará. Un placer pasar por aquí Jose.
Besitos