martes, 17 de agosto de 2010

42 - La Gran Conspiración







Tras pronunciar estas palabras Luis Lasanta quedó de pronto pensativo, como ausente, la mirada traspasando el ventanal y perdiéndose enigmática en el colosal monumento de la Constitución de 1812.
Florencio aprovechó para escudriñar con cierto detalle aquel rostro de facciones rígidas, de ojos oscuros y profundos, de cabello rubio, casi al uno, de gesto ambiguo, como casi todo en él, en busca de algo que le aclarase las cosas.
No sabía qué pensar.
La apariencia de Luis, la de antes, esa seriedad formal, casi de viejo, pensó para sí Florencio, y la de ahora, que aún no se atrevía a calificar. Aquella casa. Las intenciones de Luis. Sus preguntas. Su espantada en el bar. Todo era, cuando menos, chocante.
En estos pensamientos andaba sumido en el momento en que la mirada de Luis regresó de su ausencia y se posó sobre él.
-¿Sabes? Yo sustituí a Manuel Paz, de Historia, como tú. Este va a ser mi segundo año aquí ¿Te imaginas cuál fue la causa de su baja?
-... ¿nódulos?...
-Exacto. Pero hay más. Este curso, y ya antes de iniciarse, eh, ha habido otras tres bajas. Lengua, Filosofía, Inglés.
-¿También por nódulos?
-Sí.
-Vaya epidemia.
-¿Adivinas qué asignatura les era común a todos?
-...esto... No.
-Educación para la ciudadanía –dijo Luis en un tono conscientemente misterioso.
Y a partir de ese instante dedicó por completo toda su atención y esfuerzos a la ensalada, las chacinas, el pan y la cerveza. Florencio, al verlo, lo imitó, por lo que permanecieron en silencio un buen rato.
Cuando terminaron el ligero ágape, Luis se levantó llevando consigo la bandeja y regresó con las dos jarras llenas.
Tras dar un largo trago a la suya alcanzó el mando a distancia del equipo de música y lo puso en marcha.
El Tercer Concierto de Brandemburgo en sol mayor de Bach comenzó a sonar de forma clara y contundente.
-Me encanta... -comentó con alegría Florencio, viendo cómo Luis humedecía con la lengua un cigarro rubio y esparcía su contenido sobre su mano izquierda.
-Es el mejor... -afirmó Luis continuando su faena de elaborar un porro.
-¿Fumas? –le ofreció el liadillo a Florencio una vez acabado.
-Bueno, si se tercia... -contestó éste, tomándolo con cuidado con una mano y resguardando con la otra el fuego del mechero para aspirar con fuerza y prenderlo.
A partir de ahí, con los compases de Bach de fondo, la vista de la plaza, el cielo azul y la brisa de septiembre conformando la peculiar sobremesa, todo fue un ir y venir de caladas, risas y palabras, frecuentar el ritual de la fabricación de los petas unas pocas veces, y un llenarse y vaciarse sin fin las jarras de cerveza.
Luis retomó rápidamente el hilo de la conversación: los nódulos en la garganta, las bajas y la asignatura de Educación para la Ciudadanía.
Pero en este nuevo ambiente de relajación y camaradería, esos tres asuntos, que podrían haber parecido banales y para salir del paso, como efectivamente había pensado Florencio, se tornaron ante sus chispeantes ojos en los tres pilares sobre los que sustentaba Luis su fantástica teoría sobre la Gran Conspiración.
-¡Coño!... –exclamó Florencio desde una sonrisilla traviesa- ¿Gran conspiración? ¿Pero de qué hablas, hombre?... No me jodas...
-Paso a exponértela –proclamó a su vez Luis, con inmutable seriedad, y se puso en pie, iniciando una disertación de lo más académica.
-Comandados por el Foro de la Familia se ha iniciado por toda España, como sabrás, una auténtica cruzada de padres objetores de conciencia de la asignatura en cuestión. Incluso algunas comunidades luchan contra ella, a su manera. Así pues, si en la Comunidad Valenciana se ha decidido impartir la materia en inglés, con la pérfida intención de que los alumnos no entiendan absolutamente nada de nada,  aquí en Cádiz, y más concretamente en San Estanislao, porque resulta que ni en Andalucía ni en nuestra provincia  parece haber unidad de acción...
El sonido de un móvil cortó en seco la explicación de Luis. Era el suyo. Excusándose con Florencio se dirigió hacia el ventanal y se puso al habla.
-¿Laslo?... ¿sí?... Hola Rubén... ¿cómo va todo?... ya... no, mira... el día veintisiete de este mes... ¿correcto?... ya... otra cosa... por nada se te ocurra llamarnos... ¿entendido?... esta es tu última llamada. El día veinticinco te llamaremos nosotros y concretaremos todo... ¿bien?... sí... vale... hasta ahora... adiós...

13 comentarios:

Felipe dijo...

Nos dejas un nuevo capítulo con gran estilo narrativo.

Muy bueno el escaneado de la Educación para la Ciudadanía en Inglés del corrupto Camps.

Saludos,José

ARIADNA dijo...

BUENO NO SE SI ES BUENO CONFIAR EN LUIS PERO BUEN CONVERSADOR SI ES Y SI ESCUCHA A BACH NO DEBE DE SER DEL TODO TRAICIONERO NO??? EN FIN QUE YA VEREMOS... EL DIA 25?? FALTARA MUCHO???
UN ABRAZO

Pluma Roja dijo...

Me gustó bastante la agilidad que tiene es capítulo, continuaremos, me tienes intrigada con el final. Saludos codiales.

Hasta muy pronto.

Mtx dijo...

Tengo mucho trabajo por delante para ponerme al dia. Besos.

Mar dijo...

Nos dejas en suspense con el relato una semana más. Yo que esperaba ver las intenciones del tal Luis en la entrega de hoy... Nada, a ver la próxima semana.

Bss.

lidia dijo...

amigo,que pelicula el relato,sostenido,lentamente me llevaste adonde querías llevarme...me encantó...gracias x ser mi seguidor, gracias mil veces
un abrazo enorme
lidia-la escriba
date una vuelta por el blog

lidia dijo...

hola paso a saludarte y dejar mi impresión aca...me gusta tu blog y su contenido!
gracias,
lidia-la escriba


pas por casa cuendo quieras

zayi dijo...

Un paseo literario lleno de música... de buena música y de buenas letras.
Un beso José.
Feliz cumple!!!

Mal atendida dijo...

EL SUSPENSO!!!
BUENO, YO A VECES NO ME PUEDO QUEJAR..

UN BESO GRANDE JOSÉ, http://malatendida.blogspot.com :)

lemaki dijo...

vaya, he tardado cinco días en entrar... tengo que casi, casi pedir perdón...

Menuda intriga!! los papás y mamás que no están de acuerdo con la asignatura que ha impuesto (según ellos, el sr. Zapatero...) son capaces de aliarse con la iglesia, el Pp y todas las asociaciones manos blancas, lengua pura, alma virgen... para derrotar y hacer que fracase tales enseñanzas, básicas y fundamentales por otro lado.

Genial su manera de escribir, expresar, plantear argumentos, ideas y situaciones. E incluso su modo de mantener la intriga, suspense y engancharnos con este personaje y sus amigos...

repetiré...

saludos.

jose rasero b. dijo...

Gracias a tod@s!!! Y perdonen que ande algo desaparecido...

Mario dijo...

No sé qué me gusta más, si la argumentación que utilizas, si la forma de tus diálogos, si las reflexiones...

Eso sí, convencido estoy de que entre tus fotos, tus enlaces, lo que escribes, como lo escribes, lo que piensas, lo que dibujas con letras para hacernos partícipes... no sé con qué quedarme.

Voy a seguir leyéndote un rato, con efecto retroactivo...

Un abrazo.

Mario

Belkis dijo...

Interesante capítulo que nos pone frente a algo muy actual como es el tema de la educación: la gran conspiración contra el sistema??.
Me gusta mucho la forma en que narras.
Ya veo que sigues con la misma novela, me perdí un poco ál leer el último capítulo habiendome saltado los anteriores.
Besitos Jose